Entradas

La nevera: ese electrodoméstico clave al que quizás no prestas toda la atención que merece. ¿Te has fijado en el estado de las juntas de tu nevera?

¿Sabías que mantener las juntas de la nevera limpias previene la aparición de moho?  El moho es un tipo de hongo que puede llegar a contaminar los alimentos, provocar alergias y ser un riesgo para la salud de nuestra familia. Además, la correcta higiene de las juntas evita fugas de aire frío provocando una mala conservación de los alimentos  y un mayor consumo energético.

El paso del tiempo, las condiciones de temperatura y humedad provocan que las juntas de goma del frigorífico se ensucien, ennegrezcan, pierdan flexibilidad e incluso aparezca moho.

Todos estos son motivos más que suficientes para remangarte y ponerte manos a la obra:

¿Cómo limpiarlas?

Para limpiar las juntas del frigorífico necesitaremos:

  1. Guantes: hay que proteger nuestras manos y evitar el contacto directo con las superficies sucias.
  2. Cepillo de dientes: es la herramienta perfecta ya que tiene el tamaño ideal para limpiar pequeños espacios y rincones.  
  3. Crema desengrasante con abrasivo STAR KITCHEN.
  4. Bayeta limpia: para evitar que las juntas de goma absorban olores

Con la ayuda del cepillo de dientes aplica la crema STAR KITCHEN en las juntas del frigorífico y deja  que el producto actúe durante  5 minutos. Frota enérgicamente las juntas de goma con el cepillo de dientes y finalmente elimina los restos de detergente con una bayeta húmeda limpia.

(* Recuerda tener especial cuidado con superficies cromadas, de acero inoxidable o de esmalte delicado pues el producto puede rayar el material.)

¡Una manera sencilla e higiénica de conservar correctamente tus alimentos y alargar la vida útil de tu nevera!

¿Qué diferencias hay entre una vitro y una inducción?

 La vitrocerámica es un tipo de cocina eléctrica que dispone de una base de cerámica vitrificada cuya principal característica es que resiste y transmite el calor de forma muy potente. Se calienta con alimentación eléctrica y su consumo es bastante elevado. Sin embargo, las cocinas por inducción funcionan con un súper imán que crea un campo magnético que genera calor de inmediato sobre la superficie metálica superior. Una vez ésta se apaga, el calor resiste mucho menos que la cocina de vitrocerámica.

¿Cómo cuidar tu vitro/inducción?

Ya tenemos nuestra maravillosa cocina y nos surge la gran duda delante del lineal del supermercado: ¿qué producto utilizo para limpiar la vitro? ¿Una crema? ,¿Una espuma?, ¿y si tengo una placa de inducción?

Ambos sistemas poseen un vidrio para separar la parte calefactora y objeto que recibe el calor.  Esto hace que se deban tener en cuenta varios puntos antes de escoger el producto:

Vitrocerámica:

  • El cristal de la vitrocerámica alcanza temperaturas muy superiores al de la inducción ya que recibe el calor directamente de la fuente por lo que si nuestra comida toca el cristal caliente generará un residuo quemado difícil de quitar.
  • Si el uso no es intenso, la suciedad generada será más fácil de eliminar.

Inducción:

  • La placa de inducción calienta el utensilio que estemos utilizando y por consecuencia el vidrio se calentará, pero no alcanzará la misma temperatura por lo que el residuo será más sencillo de limpiar.

Crema limpiadora:

  • Posee partículas abrasivas que ayudará a “rascar” los restos de suciedad del vidrio.
  • Tiene un pH que respeta la composición de tu placa vitrocerámica.

Espuma limpiadora:

  • Posee una capacidad alta de eliminación de grasa.
  • Al no poseer partículas abrasivas respeta la superficie de la placa de inducción.

En función del nivel de suciedad y el tipo de sistema de cocina, podemos decidir qué producto será el mejor para nuestro uso y placa.

Suciedad alta Suciedad baja
Placa de inducción Vitrogloss Foam Vitrogloss Foam
Placa vitrocerámica Vitrogloss Cream Vitrogloss Foam / Vitrogloss Cream